Punzonado partiendo de Bobina contra Prensa y Punzonadora de Lámina

abril 2021 Punzonado
Flessibilità_Produttività

En este nuevo vídeo, vamos a profundizar, junto a Andrea Dallan, en los distintos sistemas para el punzonado de chapa plana y las cantidades de producto correspondientes, a fabricar en en un año, que determinan el uso de prensa y troquel en lugar de una punzonadora alimentada con láminas o partiendo de bobina.

Nos referimos al gráfico de Productividad y Flexibilidad.

En un extremo vemos precisamente la palabra “Productividad”, que indica la cantidad de unidades que hay que fabricar en un año (decenas, centenares, millones…).

Si produces millones de unidades, probablemente tu sistema de producción de referencia es el de prensa y troquel progresivo, y seguro que trabajas ya a partir de bobina.

Excelente modelo de producción, nada que objetar. Eficiente y perfecto para producir cantidades enormes, pero supone un gran problema: los troqueles son muy caros y cualquier modificación requiere mucho, muchísimo tiempo e implica costes muy elevados.

El time to market (tiempo de comercialización) es muy largo (meses, ¡incluso años!). Esto significa que, desde el momento en que quieres fabricar una pieza hasta el momento en que esta se halla efectivamente disponible para la venta, ¡pasa de veras mucho tiempo!

Además, lo sabes mejor que yo: no es posible hacer prototipos o preseries de forma sencilla y los tiempos de puesta a punto a la hora de cambiar de producción son muy largos, debido principalmente al tiempo intrínseco que conlleva la sustitución del troquel.

En fin, de todo menos una producción de tipo ajustado.

Sin embargo, no cabe duda de que cuentas con la ventaja de una elevada productividad y, trabajando a partir de bobina, seguramente optimizas ya al máximo el empleo del material.

 

En el extremo opuesto del gráfico, en cambio, vemos la “Flexibilidad” y, por tanto, las punzonadoras alimentadas con láminas.

Teniendo en cuenta su elevada flexibilidad de gestión, no hay duda alguna de que estas son la solución más indicada cuando necesitas producir hasta un centenar de unidades al año como máximo. Hay quien llega incluso hasta unos miles de unidades, pero solo porque todavía no ha descubierto que las alternativas existen, y son incluso óptimas.

Pero la producción partiendo de láminas supone dos grandes problemas.

El primero es sin duda la materia prima desechada: teniendo que introducir inevitablemente láminas estándar, a menudo se llega a desechar ¡hasta más del 20% de la superficie total de la lámina!

El segundo es la baja productividad: ¡que no te engañe la velocidad de la punzonadora de torreta!
El verdadero problema de la punzonadora alimentada con lámina es tener que pararse cada vez que, trabajada una lámina, hay que cargar otra. A esta “lentificación”, en casi todas las punzonadoras de láminas, ¡se suma además el tiempo necesario para sustituir el útil!

Por lo que no tiene sentido contar los golpes por minuto del batiente, es mucho más correcto contar las unidades que salen de la máquina en las ocho horas de trabajo.

 

En una zona intermedia, en la que los lotes de material que hay que producir van de miles de unidades al año a cientos de miles, ¿qué sistema se ha de elegir?

En este campo, poblado por un número cada vez mayor de empresas, hay excelentes opciones por las que decantarse.

Mil, 10 mil, 100 mil unidades al año (incluso hasta 500 mil) son las cantidades que manejan las empresas que, como muchos de nuestros clientes, tienen un producto propio o trabajan como fabricante OEM.

Fabricantes de sistemas de iluminación, de cuadros eléctricos, de sistemas y máquinas de ventilación, de electrodomésticos, de muebles metálicos, puertas, paneles para fachadas y techos falsos… ¡las empresas que operan en este ámbito de producción son innumerables!

Para este tipo de producciones, la punzonadora alimentada con bobina (con la adición eventual del módulo de láser) constituye sin duda la mejor solución.

Respecto a la punzonadora alimentada con lámina, en este caso se trabaja a partir de una bobina.

De esta forma, optimizamos al máximo el empleo de material, sobre todo cuando montamos una bobina que tiene la anchura exacta del producto (y créeme que se puede hacer en muchos casos).
Solo con esto, conseguimos ahorrar hasta el 20 % de la materia prima, lo cual se transforma inmediatamente en liquidez para tu empresa.

Además, somos claramente más rápidos en casi todos los casos: la punzonadora de bobina no conlleva los tiempos de carga y extracción de la lámina ni el necesario para la sustitución del útil, puesto que todos ellos están siempre disponibles.

Por ejemplo, los tiempos de producción de empanelados (me refiero a la pieza terminada fuera de la línea) pueden oscilar de 6 a 24 segundos en la mayoría de los casos.

¡Piezas terminadas, no golpes por minuto!

Respecto a las prensas de troqueles progresivos, en este caso trabajamos con útiles estándar de torreta alta.
De esta forma, en caso de querer cambiar la ubicación de un punto de perforación, podemos hacerlo con solo modificar su ubicación en el programa (sí, exactamente como con una punzonadora alimentada con láminas).

Por otra parte, los punzones estándar son económicos y son entregados en muy pocos días por empresas como Pass, Wilson, Tool, Mate, Matrix y muchas otras semejantes a estas en el mundo.

 

El tiempo de comercialización aquí es de horas, no de meses o años.

Desde el momento en que un producto es ideado hasta su producción efectiva, se tiene el tiempo justo de programar la máquina y montar la bobina en la línea.

Este sistema es escalable y da la posibilidad de llegar, con prensas en línea, a producciones de más de 500 mil unidades al año.

Además, en las punzonadoras a partir de bobina de Dallan, para mejorar aún más la flexibilidad de gestión y la productividad de tu línea, siempre puedes añadir también el módulo independiente de láser de mecanizado.

No pierdas tiempo, ponte en contacto con nuestros ingenieros y comprueba con su ayuda si tu sistema de producción está “cualificado” para pasar a la punzonadora alimentada con bobina.

Es una gran ocasión para recuperar productividad, eficiencia y flexibilidad y, sobre todo, para adelantar a la competencia gracias a una tecnología consolidada y sumamente experimentada, como son las punzonadoras servoeléctricas a partir de bobina Dallan EXN.

Contacta ya con nuestros expertos AQUÍ.

¡Te esperamos!

 

question icon (cookie abilitation)

SOME CONTENTS OR FUNCTIONALITIES ARE NOT AVAILABLE
DUE TO YOUR COOKIE PREFERENCES!

Want to view all contents and get the best navigation experience?
It’s simple: Enable the cookie utilization by opening the Cookie Preferences on the lower right!

 

Andrea Dallan avatar
Andrea Dallan
CEO – Dallan Spa

Share This

This website uses cookies to improve user experience. By clicking the enable button you get the best experience on the website with full contents, consenting to all cookies in accordance with our  Cookie policy.